La fotografía en blanco y negro supone un considerable incremento en las posibilidades de interpretación de las escenas naturales. Líneas, formas, texturas, contraste, elementos de diseño que toman ahora una nueva dimensión, permitiendo la creación de imágenes inéditas y diferentes.